martes, 12 de marzo de 2013

Soy freelance


Después de 4 meses probando diferentes plataformas de freelancing online puedo decir que oficialmente soy freelance.



Empecé con oDesk (ver articulo) y ahora he extendido mis tentáculos tambien a Elance.

De momento estoy a tiempo parcial y en este tiempo mis ingresos han sido mas o menos 25% freelaance vs. 75% empleo de oficina, con un reparto del tiempo mas o menos en la misma proporción. Aunque estoy tengo serias intenciones de mejorar estas cifras.

Me di cuenta de que era freelance no en el momento que cobré mi primer cheque sino en el momento que:


  • Dejé de dormir por acabar un proyecto.
  • Estuve trabajando en vez de viendo el partido del año.
  • Por la mañana abrí antes el correo profesional que el personal.
  • En una reunión de la oficina comencé a pensar en los clientes americanos.
  • Discutí con mi pareja sobre la conveniencia o no de trabajar en fin de semana.

Si te ha pasado algo de esto es porque tu también eres freelance. lo cual  no es una cuestión de cuanto dinero ganas, sino de actitud ante la vida... y de control.


  • El control de tu tiempo
  • El control de tus actos
  • El control de tu mente


La Calle Lipova es entre  otras cosas un blog sobre como tomar el control de tu vida...

4 comentarios:

Sofia dijo...

Interesante reflexión. Me trajo recuerdos.
La primera fase de los freelance siempre es cansada y el reto es la administración del tiempo, tanto si tienes trabajo de oficina, como si eres freelance de tiempo completo, porque a veces la falta de estructura también hace dispersarse. Hay que invertirle, pero las recompensas vienen rápido en términos de nuevos proyectos porque tu red de contactos crece rápido.
En mi caso creo que si tienes un trabajo de oficina y además eres freelance, necesitas bajar la intensidad del primero. Ser más productivo, pero sí agobiarte menos, sobre todo si quieres ir cambiando los porcentajes.
La segunda fase del freelance también es pensar en la expansión: llegará el momento en el que no te de la vida para hacer todo tú solo y habrá que oensar qué puedes delegar y con qué presupuesto, para que el pastel sea más grande y no termines muerto, porque luego la "auto-explotación" se pone bien intensa.

Saludos!

Anónimo dijo...

Hace tiempo que sigo tu blog aunque de manera intermitente... a ver si lo retomo que es muy interesante.

Actualmente trabajo y bastante así que lo de hacerme freelance como que todavía no...en cualquier caso admiro tu valentía, y te dejo aquí un artículo interesante que me pasaron para ayudarme en la organización, igual encuentras algo que te pueda servir.

Ahí queda eso. Un saludo

http://www.elblogalternativo.com/2013/03/21/deja-de-procastinar-y-aprovecha-el-tiempo-3-videos/

Nach_o dijo...

Hola Sofía. Tienes razón, me pasa esto que ahora los contactos me vuelven a llamar, y se me acumula el trabajo. Creo que es algo que puede pasar fácilmente cuando se empieza a trabajar por libre y te va medio bien y consigues clientes; caer en la auto-explotacion de la que hablas y dejar de lado otras cosas imporatntes. Es fundamental no perder el equilibrio.
Un tema para pensar durante un tiempo.

Gracias Sofía, siempre es un placer leerte.

Nach_o dijo...

@Anónimo, siempre eres bienvenido! No es cuestión -creo- de valentía, yo tenía muchas ganas desde siempre y al fin encontré la manera de hacerlo. La moraleja final es que "si quieres puedes" .
Gracias por leer y comentar. Vuelve cuando quieras.

Saludos!