lunes, 14 de junio de 2010

Zas, en toda la boca


Este fin de semana me llevó el coche la grua.

Había ido a comer y cuando volvía vi como mi coche se iba marcha atrás ¡y yo no estaba dentro!
Si el viernes viste a alguien correr por medio de la calle en Barcelona y su calzado no era deportivo, quizá era yo persiguiendo la grua. Huelga decir que no la alcancé. Desapareció de mi vista doblando una esquina y dejandome sin aliento.
-Morfeo: ¿Por que te he ganado?
-Neo: Tu eres mas rápido
-Morfeo: ¿Crees que el que yo sea mas rápido tiene que ver con mis músculos aqui?
La grua no me gano por mi bajo estado de forma, ni porque los camareros tardaron mucho en atenderme, ni porque desde mi mesa no se veia la calle. Me ganaron por saltarme la regla 41 de los 50 habitos sencillos para mantener el dinero en el bolsillo: "No aparcar en zonas prohibidas"

Zas, en toda la boca.

Me autoimpongo una sanción de 100 dias sin restaurante para compensarlo. 

Saludos.

También en La Calle Lipova
Como tener más dinero [22 tips para tener más dinero]
Menos es mas [10 tips que te harán rico]

7 comentarios:

Albert dijo...

Pues los simpáticos caballeretes de la grúa de BCN no son precisamente baratos... :-s

En fin, se me ocurre un refrán que habla de herreros y cuchillos... ;-)

Nacho dijo...

Podría poner un monton de excusas: que si iba acompañado y teniamos que comer enseguida porque luego habiamos quedado y se nos estaba haciendo tarde. Que si no habia aparcamiento en la calle, que no encontré un parking, que a demás habia 25 coches igual de mal aparcados, que ibamos a comer rápido, que la culpa es de los camareros por ser tan lentos...

Lo cierto es que la única manera de asegurarse de que no recibirás una multa es no cometiendo la infracción.

PD: La cuantía fue de 180+ €.

Anónimo dijo...

MUY BUENA ENTRADA.

Albert dijo...

Es que lo de BCN con el aparcamiento en algunas zonas es muy preocupante. Yo mismo viví hace años una temporada en El Carmel. Pues bien, cuando llegaba sobre las diez o las once de la noche no había ningún sitio para dejar el coche. Y me refiero a que en un radio de diez manzanas, no había un solo sitio donde dejarlo. ¿Qué haces en una situación así? Pues por ahí hay una rotonda enorme en la que todos los vecinos dejábamos los coches por la noche. No estaba permitido, por supuesto, pero la policía pasaba por ahí y de noche no decían nada ni multaban, supongo que porque entendían la situación. Eso sí, a las ocho de la mañana tenías que estar fuera o ya sabías lo que ocurriría...

Pues bien, un día me dormí. Y me encontré esa pegatina triangular, claro.

Jose dijo...

A mi me pasó algo parecido hace ya bastantes años. La única diferencia es que yo llegué un minuto antes que tu y conseguí hacer parar al de la grua. Al lado estaba el amable agente de policía que me había puesto la receta.
Yo intenté convencerle de que solo llevaba 10 minutos aparcado, pero no me sirvió de nada, tuve que pagar la multa igual.
Mi consuelo fue que la grua no se llevó mi coche, con lo cual no tuve que pagar por retirarlo y que además no me dejaron tirado donde cristo perdió la zapatilla. Siempre hay que sacarle el lado bueno todo.

Anónimo dijo...

La entrada no va acerca de las multas, sino de locus de control interno:

http://es.wikipedia.org/wiki/Locus_de_control

A mí me parece el mejor de los tres, aunque en su justa medida, podrías volverte majareta si todo te lo achacas a ti y a tu acción o ausencia de acción. Al menos para invertir es la mejor actitud, creo yo.

Nacho dijo...

Un saludo, Albert y Jose. Es mejor tomarselo con sentido del humor.

Locus de control, de eso se trata, aunque yo no conocía la expresión. En efecto los extremos son malos, pero es mejor creer que somos los responsables de lo que nos pasa en vez de culpar a otros.

Gracias por los compentarios !!!